jueves, 14 de abril de 2016

Sobre las cosas buenas.


Y, de nuevo me sorprendo leyéndome a mí misma, viendo lo desagradecida que puedo a ser con todo lo maravilloso de mi vida; sacando hacia fuera sólo el dolor.
Yo, que sólo escribo cuando me derrumbo; durante esos momentos en los que no veo...
A toda esa gente extraordinaria que se cruza en mi vida cada día, como si de un puente se tratase, ni a todos los que secan siempre mis lágrimas y que estarían dispuestos a dar tanto por alguien como yo.
Esas risas de Paula que hacen que la vida se coloree de los colores de la vida; esas noches de olvido y pintalabios en las que solo importa aguantar al menos hasta que cierre Legend; las gotas de sudor y la sonrisa de después del gimnasio;las bromas de mis padres; el olor de casa de mis abuelos y las sonrisas de mis amigas.

Soy incluso capaz de cegarme en mi vacío y olvidarme de su risa, y de todas esas mariposas a las que me empeño en matar cada vez que viene a hablarme sobre la enorme aventura que puede llegar a ser la vida. De las muecas para que me ría en el momento menos apropiado.De esos mensajes que hacen que quiera dejar los apuntes sobre el escritorio y dejarme llevar suavemente en su dulce locura. De ese miedo a caer de nuevo, a volver a sentir algo.
Claro que, ni siquiera cuando me derrumbo, dejo de recordar ciertos ojos que pasan todo el tiempo que compartimos clavados en mi.

Me habla, y sueño con su voz.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por pasarte <3